La Armonia del Mundo

John Kepler, un filósofo y matemático escribio una teoria a la que llamó: “la armonía del mundo” tenía sus fundamentos en una ley bastante lógica; todo cuerpo que gira produce vibraciones, las vibraciones producen ondas y las ondas -solo una pequeña parte de todas las que existen- son percibidas por nuestros oidos como sonidos. Dichos sonidos varían segun el vólumen y vueltas por segundo. Así por ejemplo si hacemos girar un trompo pequeño a gran velocidad. su sonido será agudo, y si un trompo grande, dará menos vueltas por segundo y el sonido que produce es mas grave.

Kepler creía que cada planeta producía constantemente un sonido, y todos diferentes entre si. Que todos los planetas juntos eran una sinfonia universal constante. Una grandiosa melodía imposible de concebir por nuestro pequeño sentido de audición. Armonía celestial. Esto intrigó por mucho tiempo a grandes filósofos y matemáticos, entre ellos destancan: Severino Boecio y Murray Shaffer. Su vida fue prácticamente un estudio de este maravilloso descubrimiento teórico. Sus teorias se fundamentaban en cuestiones como ¿Será posible que el velóz mecanísmo del cielo se traslade y gire tan rapidamente y en silencio? Realizaron cálculos midiendo el vólumen y velocidad de vueltas por segundo y determinaron que sonido producían los planetas conocidos en ese entonces.  Interesante verdad?

Hoy, en pleno siglo XXI, temas como ese fueron olvidados. Sin embargo encontré un video que me hizo recordar esta teoría. Y luego me pregunté ¿será que Dios ha creado una sinfonía celestial que disfruta escuchando constantemente? ¿y que tal si yo soy parte de esa sinfonía? y, si cada creación suena agradable, ¿seré yo agradable a él?

Anuncios