Porque, en el fondo , la juventud es más solitaria que la vejez

¿Es posible que nuestra época resulte mas dificil a los mayores que a los jóvenes? No. Indudablemente, eso no es verdad. las personas de edad ya tienen formada opinión sobre todo, y no tienen esta vacilación ante sus actos en la vida. Nosotros los jóvenes tenemos que hacer doble esfuezo para mantener nuestras opiniones, en esta época en que todo idealismo ha sido aplastado y destruido, en que los hombres revelan sus peores taras, en que la verdad, el derecho y Dios son puestos en duda. He aquí la dureza de nuestra época: tan pronto como los idealismos, los sueños, las bellas esperanzas han tenido tiempo de germinar en nosotros, son súbitamente atacados y totalmente devastados por el espanto de la realidad.

Asombra que yo no haya abandonado aún todas mis esperanzas, puesto que parecen absurdas e irrealizables. Sin embargo, me aferro a ellas, a pesar de todo, porque sigo creyendo en la bondad innata del hombre. Me es absolutamente imposible construirlo todo sobre una base de muerte, de miseria y confusión. Veo el mundo transformado de más en más en desierto: oigo cada vez mas fuerte, el fragor del trueno que se acerca, y que anuncia probablemente nuestra muerte; me compadezco del dolor de millones de personas; y, sin embargo, cuando miro el cielo, pienso que todo eso cambiará y que todo volverá a ser bueno, que hasta estos días despiadados tendrán fin, y que el mundo conocerá de nuevo el orden, el reposo y la paz.

-Ana Frank- Sábado 8 de julio de 1944

Una chica de 15 años, judía, escribió en su diario el articulo anterior.  Comenzó a escribir a los 13 años antes de escapar de su casa y ocultarse por más de dos años en el “anexo secreto” de un almacén para no  ser llevados por los Agentes de la Gestapo a un campo de concentración… sin embargo fueron delatados, Ana y su hermana mayor, fueron deportadas y ambas mueren en 1945 a causa de una epidemia de tifus.

La vida seria demasiado triste sino existiera esa historia maravillosa de aquel hombre que murió con sus manos extendidas por amor a la humanidad. Creo, como Ana, que la humanidad conocerá un Nuevo Orden, que hay una esperanza, me niego a construir sobre la realidad que el mundo vive hoy…

Anuncios