La Casa del Lago

-

La historia inicia en una hermosa casa, a las orillas de un lago, en un sitio mágico.

un carro que sale  y otro que va entrando. El primero es de ella, que se esta mudando a la ciudad, el segundo es de Él, la casa es de su padre y se esta mudando de la ciudad.

Al llegar encuentra el buzón en señal de correspondencia, hay una carta con fecha 2006 de una chica que dice haber vivido ahí, da una serie de recomendaciones y explicaciones, de una caja en el desván, de huellas en el puente…

Él responde mas o menos asi:  gracias por la bienvenida, estoy de acuerdo con que es un lugar hermoso… es solo que… ¿es una broma verdad? estamos en el año 2004, la casa ha estado desocupada desde hace tiempo y no hay cajas en el desván, ni huellas en el puente. Seguro se ha confundido…

Un tiempo después, de nuevo hay correspondencia, es Ella… afirma estar en el 2006, que ha vivido en la casa, que hay cajas y también huellas… En fin, luego de un par de cartas más, descubren que los dos tienen razón…

El buzón tenia algo extraordinario. Podía comunicarlos en el tiempo… las cartas llegaban del 2006 al 2004 y viceversa, sin ningún problema.

Siguieron escribiéndose, hablaron de las cosas que pasaron, de las que pasaran… descubrieron que por vueltas que da el mundo, ellos en realidad se conocían, habían estado juntos en una fiesta antes de que todo esto del buzón los conectara, a pesar del tiempo…

La historia cuenta que fueron muchas cartas, que hablaron tanto de si mismos, y tenían tanto en común, que un día, apareció el amor.

Cuentan que un día hicieron un “recorrido juntos” por las mismas calles, a la misma hora, con el mismo ritmo; ella en el 2006, él en 2004… Ella vivía en unos apartamentos que en 2004, aún estaban en proyecto de construcción… ella le contó que extrañaba la casa del lago, los arboles… Una noche él decidió hacerle un regalo, se llevo unos cuantos arboles y los plantó frente al edificio en construcción… Ella venía del trabajo y justo cuando iba pasando, bajo la lluvia, como por arte de magia, aparecen arboles a su lado…

Se preguntaban si un día podrían vencer esta distancia en el tiempo.

Entonces él propuso una cita, en el mejor restaurante de la ciudad, ella aceptó. Iba a ser a la noche siguiente para ella. Así es que él se apresuró al lugar, y reservó una mesa para el 2006, justo 2 años después de esa noche para él…

La noche de la cita llego, y ella se vistió hermosa, elegante y fue al lugar indicado…  tal y como él había escrito, la mesa estaba reservada a su nombre, y entonces espero… y espero… luego supo que no llegaría, estaban a punto de cerrar, y se fue… al llegar a casa le escribió, había desilusión, desesperanza… Él no podía comprenderlo, no sabía explicarlo, aún estaba en 2004, así es que no podía dar una respuesta…

Entonces entendieron que quizá esta era solo una broma del destino, y que esto tan hermoso y perfecto, no podía ser más que una fantasía. Ella decidió no escribirle mas… y él revisaba el buzón todos los días, deseando encontrar una carta, una esperanza… y continuaron con sus vidas…

Al pasar el tiempo, ella decidió buscar otro lugar para vivir, y encontró una casa. Bastaban unos cuantos arreglos para que fuera un poco mas cómoda, así que buscó una agencia de arquitectos. Al estar en la oficina, encontró un cuadro que llamó su atención, era un dibujo de la casa del lago y estaba firmada por -él-. Llena de curiosidad, preguntó sobre el cuadro, si conocían a quien lo había hecho. El tipo contestó que sí, que de hecho era su hermano. ¿Está aquí? preguntó ella. No -respondió-. Luego de una pausa agregó, falleció hace un año, él.. él fue arrollado por un automóvil en el centro, frente al hospital.

No puedo describirte los sentimientos de la chica, fueron muchos al mismo tiempo, estaba aturdida con tal noticia. Era la primera vez que se encontraba algo sobre -él- en un tiempo presente y resulta que había muerto. Era una noticia muy trágica.  Salió de la agencia así, desconcertada… Entonces fue por eso, se dijo. Por eso no llegó… Por eso no podía explicarlo.

Luego de meditar un poco, vino una luz de esperanza. Él aun estaba en 2004, y si el buzón aun podía comunicarlos, talvez habría algo que hacer!

Nerviosa y aferrándose a la esperanza, buscó la casa del lago y condujo hacia allá. En el camino, como un relámpago vino un recuerdo: hace un año aproximadamente, en el parque junto hospital del centro, ella presenció un accidente. Un joven arrollado por un automóvil. ¿Sería él? ¿Cómo pudo pasar esto?  se dijo… Y sí, efectivamente era él, que al reconocerla se entusiasmó y quiso hablarle. Esa emoción, le costaría la vida. Cuando llegó a la casa del lago, buscó el buzón y  apresurada escribió en un papel, lo depositó  y esperó… al poco tiempo, el buzón levantó la señal de correspondencia; era él, dando respuesta. Ella le contó todo, y le dijo que se alegraba tanto que estuviese vivo,  le confesó el miedo que tuvo en estos momentos, que odiaba la idea de que la historia terminara así. Le pidió que por favor no la buscara, que incluso si la reconocía alguna vez, que no le hablara, que fuera paciente, que se encontrarían en la casa del lago, que ella estaría ahí…

Y así fue, solo unas horas para ella, y dos años después de ese momento para él, un abrazo cierra esta historia, con un beso que venció las distancias… y el tiempo.

Anuncios

Un comentario en “La Casa del Lago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s