En respuesta al post “POR ESTE VIERNES, ESTE POST ESTA “PROHIBIDO” PARA LAS MUJERES (OTRA VEZ CON “BONUS)” de Dante Gebel.

La perspectiva de un estudiante soltero sobre el amor.

He pensado mucho en el amor. He leído sobre él y soy un aficionado de las letras que contienen algo de su esencia. Es un tema que me apasiona, como a todos y todas, más ahora que somos jóvenes.

Decidí escribir este artículo como una perspectiva alternativa a la que sugiere el motivador cristiano en su granito de arena para ayudar a tantos jóvenes (y no tanto) en el tema del amor.

Si no has leído el post de Dante lo dejo acá:

De manera un tanto crítica diría que no se puede hacer una reflexión superficial acerca del amor y aconsejar sobre el tema sin tomárselo en serio. De la misma manera, no puede uno (como joven soltero) acercarse a un tema como este y asumir sin reflexión que todo es una revelación divina, una palabra inspirada y dar por sentado que los argumentos son válidos para la propia vida y aplicarlos. Hay que examinarlo todo, tomar lo bueno y dejar ir lo malo –aconseja-  Pablo.  No estoy diciendo que en los argumentos de este post hayan cosas malas,  no es mi intención, de hecho pienso que algunos son válidos desde ciertas perspectivas, pero los tiempos son distintos, las sociedades y cada persona también es distinta y que no se debe tomar una perspectiva vivencial, intuitiva, como una regla general aplicable a cada vida. Tampoco pretendo ser la voz de un género completo al escribir mi perspectiva sobre el asunto, ni estoy hablando por todos los solteros, y no creo que mis argumentos sean principios universales para entender el amor y encontrar el amor. Después de todo, soy sólo uno más que desea encontrarse el amor.

Por lo anterior pienso que cualquier persona que quiera entender y  encontrar el amor debe primero interesarse en ello: en comprenderlo. Es triste pensar que el amor sólo se puede sentir y no comprender, entonces quizá no nos llamaría tanto la atención una historia de amor, no podríamos reconocerla, entonces quizá Shakespeare no hubiera podido escribir Romeo y Julieta sino comprendiera un poco de su esencia, entonces quizá las poesías que tratan de amor no pudieran describir lo que sentimos… Necesitamos comprender el amor y reflexionar en él, quizá no lo comprendamos todo al respecto, pero cada luz que tengamos sobre él, nos hará más conscientes de nosotros mismos, nuestra naturaleza y del privilegio y la necesidad de amar y ser amados.

Hay que leer sobre amor. Cada lectura será un poco de la vida de  uno que ha vivido  más, su experiencia, su perspectiva, su sabiduría, su historia. El amor es parte de la vida y me he encontrado lecciones de amor en novelas literarias, (por favor no vean novelas en la tele pensando que ahí van a comprender un poco del amor) cuentos, ensayos, artículos,  estudios… El arte en todas sus manifestaciones está lleno de este sentimiento maravilloso, la historia de la humanidad contiene historias increíbles, hazañas y torpezas en nombre del amor. Además un buen lector podrá sin duda tener buenas conversaciones, entender y escribir mejor sus sentimientos para expresarlos cuando sea el momento.

Pero regresando al post, siendo su objetivo ayudar en el amor, creo que falla inicialmente al no presentar una perspectiva bíblica del amor y no profundizar en ello. Es decir, el hecho de que algunos se presenten como “espiritualoides” al conquistar a una mujer, a mi parecer, es consecuencia de dos  problemas mayores:

a)       Una religiosidad que deriva de la falta de genuinidad y una falta de comprensión de la verdad bíblica y su aplicación en la vida.

Honestamente creo que este es un problema grave dentro de las iglesias. La fe cristiana (generalizando) se redujo al mero hecho ritual de asistir a la iglesia, ahí se lee la Biblia, se adora, se habla con Dios y listo, ya cumplimos con ser cristianos. Ahora vamos al “mundo” y desconectémonos de la fe, la universidad es otra cosa, el trabajo también, nuestro círculo de amigos, ahí vivimos de otra manera, Dios no es parte de esa realidad, y posiblemente tampoco es parte de las decisiones más importantes. Desde esta perspectiva la idea de “espiritualoides” tiene mucho sentido, hacer un estudio bíblico con una chica que te gusta es una idea estúpida para conquistar. Acompañarla en oración no tiene sentido ya que sólo oramos en la iglesia los días domingos, antes de comer y posiblemente antes de dormir.  O sea, para hacer ese tipo de cosas mejor invitarla a la iglesia el domingo.

Pero si dejamos esa perspectiva dualista y lo integramos todo (como de hecho creo firmemente que son las cosas). Si Dios es parte de nosotros en cada instante de nuestras vidas,  si “Creo en el Cristianismo así como creo que el sol ha salido. No sólo porque lo veo, sino porque gracias a que lo veo puedo ver todo lo demás” (citando a C.S. Lewis), entonces reunirse con esa persona que nos atrae a descubrir un pasaje bíblico es igual de hermoso que ir al cine juntos a disfrutar una película. Se disfrutan las dos actividades muy distintas entre sí desde la luz que da el cristianismo. La idea de orar juntos porque han descubierto que está naciendo un sentimiento muy especial entre los dos cobra un sentido muy significativo y único. Es dejar que Dios entre en la relación de los dos, desde la amistad, o desde el noviazgo. No se trata de que Dios haga el trabajo, se trata de estar atentos a Dios, hacer una relación de tres. Entonces ya no se pretende ser –espiritualoide- sino que animados por la fe cristiana a vivir en el espíritu, a cultivar los frutos del espíritu y con la ayuda del mismo Espíritu, se vive una espiritualidad en un mundo material. Esto es un principio cristiano. No mío.

Por su puesto que nadie debería decirle a una mujer que le atrae; “el espíritu de Dios me ha dicho que serás mi esposa” o “te estoy considerando en oración” sólo porque quiere verse espiritual, ese tipo de cosas marcan un pensamiento muy egoísta y nada cristiano y solo podrían fluir y existir desde esa perspectiva donde lo de espiritualoide cobra sentido.  Si alguna persona entra a la fe cristiana creyendo que es una buena forma de conquistar a una mujer quiero decirle que también puede hacerlo siendo ateo, agnóstico y desde otras posiciones, sin ningún problema. Pero la fe cristiana tiene que ver con toda la vida y no es una cuestión de cumplir rituales o aprenderse palabras religiosas o vestirse de cierta manera y por supuesto no es un medio para conseguir novia. Si alguno vive de cierta manera sólo para que crean que es cristiano, porque fue empujado a creer, porque desde pequeño ha crecido en la iglesia, pero no está seguro de creer en los principios básicos de la fe cristiana, le animaría a cuestionarse sus credos, a profundizar en ello porque esto tiene repercusiones en la vida,  y si al final decidiera no aceptar las verdades bíblicos puede retirarse de la fe cristiana con la libertad que nos da nuestro libre albedrio como seres humanos, al menos podrá estar seguro de tener la dignidad de ser una persona genuina y real y no estaría fingiendo algo que no quiere ser, y por lo tanto no es.  Estoy de acuerdo con Dante al decir que una mujer notará la falsedad.

b)       A falta de una perspectiva bíblica del amor, el amor se ve y se interpreta desde una perspectiva del sistema de valores de la sociedad.

Habría que hacer un estudio sobre qué está diciendo y pensando nuestra sociedad sobre el amor y de esta manera tener algo más concreto, sin embargo creo que una buena fuente de lo que se está pensando y diciendo en la sociedad es el arte. Especialmente la música y la televisión. De ahí, quiero exponer algunos enunciados que parten de lo que la sociedad piensa sobre el amor, y  que me parecen muy presentes en estos dos artes:

  • Si te gusta caéle (propone que si hay atracción es suficiente para iniciar una relación, la atracción como lo fundamental en el amor).
  • Hay una cierta edad para encontrar el amor, si te pasas, te deja el tren. (propone un tiempo definido para encontrar el amor).
  • Amor = Sexo y viceversa (Se confunden los términos o bien el amor es una puerta segura al sexo como un asunto central).
  • El amor dura mientras se recibe amor, no es un asunto de toda la vida. (parte de una ideología egoísta, no se da amor sin estar seguro de recibir amor. El amor como un sentimiento únicamente, no una decisión permanente).

Aquí encuentro la mayor falla del post respecto a “ayudar en el amor”, es que se aconseja sobre el amor desde una manera muy ligera, e incluso, en la misma línea de lo que la sociedad está pensando, o por lo menos no encuentro una diferencia. El argumento central del post es al parecer que el hombre debe expresar e intencionar lo que siente, que hay que construir un puente a su corazón sin utilizar el nombre de Dios como medio para ello (en esto último estoy totalmente de acuerdo) y que la mujer se conquista endulzando el oído. Pero,  ¿Es este argumento algo que me ayude a encontrar el verdadero amor en medio de todas las ideas que hay sobre el amor? Apenas expuse cuatro enunciados evidentes de lo que se está pensando sobre el amor en nuestra sociedad. Pienso que la sola influencia de alguna de estas ideas en la búsqueda del amor puede muy bien aportar a la cifra de divorcios que hay actualmente. ¿Qué pasa si soy un joven soltero que, aunque cristiano, o no, (¿Por qué no?) de alguna manera he sido influenciado por alguno de estos enunciados anteriores y leo el artículo? Por su puesto, aunque la respuesta es muy subjetiva, lo cierto es que el artículo no dice nada que realmente me pueda ayudar a encontrar el amor. (Aunque salvaría lo del puente por ser un poco poético).  Lo que trato de decir es que a lo único que me lleva el artículo es a estar motivado para conquistar a una mujer con bellas palabras. Y no estoy seguro de que esto último sea lo equivalente de encontrar el amor. Y como un aficionado de las letras que hablan de amor, no estoy seguro de que sea suficiente la poesía y las bellas palabras para derretir de amor a una mujer. Creo que funcionaría más amarla, y todas las cosas que se desprenden de ese verbo.

Curiosamente, a mi parecer, como iglesia tristemente hemos adoptado algunos de estos  enunciados como ciertos, y estamos tratando de dar respuestas bíblicas a los problemas que conllevan desde la misma postura, dando por sentado que la perspectiva que plantea la sociedad y sus enunciados, es válida.

Respecto a la perspectiva bíblica sobre este tema, gracias a Dios hay quienes en su momento, dedicaron gran parte de su tiempo en reflexión, estudio y análisis para responder a los problemas de su época y dejarnos un hermoso legado.  C S Lewis escribe sobre diferentes formas de amar, San Agustín pone en cuestión que el hombre tiene la responsabilidad de distingir entre sexo y amor,  y porque no; Cervantes, en don Quijote, con el discurso de Marcela nos demuestra que la atracción y la belleza no es lo fundamental en el amor. Esto sólo mencionando algunos. Sin embargo, los tiempos cambian y los momentos son distintos y es necesario dar respuesta a las interrogantes actuales.  Entonces me encuentro con este discurso superficial sobre el amor. Estimado Dante, aunque no se sí va a leer este artículo, al final dirigiré unas palabras para usted.

Pero quiero antes escribir algunas reflexiones que he hecho sobre el amor, desde mi perspectiva de estudiante soltero.

Creo, que el amor tiene que ver con el propósito de la vida. Dios nos hizo para amar, y de ahí, que sintamos también la necesidad de ser amados.
Por eso talves los seres humanos somos sedentarios, por eso vivimos en comunidad, por eso vivimos en familia y por eso construimos un hogar. Pero el amor no es un asunto exclusivo de las parejas.  Eso sería muy pobre. Amamos y necesitamos sentir amor en diferentes relaciones; con el Creador, con uno mismo, con familiares, de amistad, de pareja, con el mundo, la creación… Nadie es capaz de dar todo el amor que una persona necesita, y nadie podría recibir todo el amor de una sola persona.  El amor tiene algo de sublime y me parece que todos lo sabemos. Pienso que el amor es una de las más hermosas herencias que recibimos los humanos del creador cuando nos hizo. Es, en esencia,  un atributo de su esencia.  Pablo en Corintios 13 nos describe este tipo de amor en toda su magnitud. Para mi, de una forma muy personal, si necesitara alguna vez una evidencia de la existencia de Dios, me diría que es el amor.

Y pensar que hay muchos que piensan en el amor con el rostro de una persona, y eso es todo… Aunque somos así cuando estamos enamorados, el amor es más que una persona, es la vida misma y se necesita estar enamorado de la vida para amar realmente a una persona. De lo contrario lo que tenemos es una necesidad de sentir amor, y esto es trágico, porque es sólo una mínima parte de lo que el amor ofrece. Y es esta mínima parte la que identifiqué como el “todo lo que es el amor” en el argumento central del post, por eso creo que es pobre y superficial.

Por esta forma de ver el amor he visto a una mujer con toda su vida girar en torno a un hombre y a un hombre girar con toda su vida en torno a una mujer y les he visto frágiles, celosos, paranoicos, destrozados cuando alguno de los dos se aleja un tanto de la órbita. Les he visto creer que una persona  puede pertenecer a otra, y a la otra, creer que alguien le pertenece y casi perder el sentido de la vida cuando descubren que nadie puede pertenecer a nadie; que sólo podemos amar, en la libertad que tenemos de amar. Y esto último, es realmente hermoso.

Contestando a la idea de, “si te gusta caele”

Descubrí que la atracción tiene un rol importante en una relación, pero no lo suficientemente fuerte para ser protagonista. El papel de la atracción es hacer visible a una mujer a los ojos del hombre, exponerla, abrir una ventana entre los dos. La atracción permite fijarnos en ella. Y esto puede ser a primera vista, (tal vez a esto le llaman “amor a primera vista”, ¡Que lejos de ser verdad!)  porque la atracción entra por la vista generalmente pero no se limita a ello, puede entrar por el intelecto, el gusto, el tiempo. Y un día sin esperar “aparece” y nos preguntamos ¡¿Cómo es que no te había visto?!  Es el primer sentimiento, y en este punto, es protagonista, abre la puerta para mirarla, pero no es suficiente para entrar. Demosle el valor que tiene a la atracción: es una posibilidad. Pero seamos honestos, nos sentiremos atraídos muchas veces por diferentes mujeres, e incluso, por más de una mujer al mismo tiempo.  De ahí que si una mujer decidiera vestirse provocativa y sensual para ser  vista por un hombre; sin duda lo hará, se hará visible, (generalizando) pero es realmente triste para los dos.; porque finalmente ella no necesita cambiar su aspecto para ser vista, vistiéndose de cierta manera solo para ser la posibilidad de uno que cree que su mejor posibilidad es la que se viste de esa cierta manera perdiendo los dos al mismo tiempo la esencia de su propio ser  y la esencia del amor.

Pienso el siguiente paso en una relación es el encanto y la admiración. Esto nos permite ver en detalle las características de la mujer que nos atrae. Y nos encantan muchas de sus actitudes y su forma de ser, porque la podemos ver así, detalladamente llegamos a admirarla por muchos de esos detalles que ella posee. Pero aquí también muchas de las mujeres que nos atraen se quedan en el filtro porque no es suficiente ser atractiva, pues al ver así, detalladamente, la falta de detalles y otras cosas relacionadas a lo que individualmente consideramos como importantes provoca desencanto.

Pero incluso aquí, la admiración y el encanto no es exclusivamente para una persona. Podemos sentir admiración y encanto en una buena amistad. De hecho creo que el reto de nosotros los hombres es llegar a ver a una mujer que nos atrae con admiración y encanto y estar fascinados en esto sin intencionar más que una buena amistad y disfrutar de ello.  Si llegáramos a tener relaciones de amistad así, tan saludables, de esta manera,  cuando nos enamoremos podremos estar seguros de habernos enamorado de la mujer más hermosa  (en un sentido amplio y completo y no solamente físico), no sólo será la primera posibilidad.

¿Qué? Sí… lo sé. ¿En qué parte nos perdemos? ¿Esto es muy estructurado para nosotros los hombres verdad? Seamos realistas. Para muchos de nosotros esto último, es sólo un ideal.  La verdad es que muchos de nosotros ni siquiera ponemos filtros. La verdad es que muchos de nosotros nos aprovechamos de una chica que nos admira incluso cuando jamás le corresponderíamos; sacaríamos ventaja en cualquier oportunidad.  La verdad es que muchos de nosotros no podemos distinguir entre amor y sexo. La verdad es que muchos de nosotros nunca hemos hecho una amistad con una chica que nos atrae sin intencionar algo porque somos egoístas. Que incluso paramos alejándonos de una hermosa amistad cuando llegamos a sentir algo por ella y no nos corresponde. La verdad es que muchos de nosotros no entendemos la idea de amar sin antes sentirnos amados… La verdad es que nos hace falta mucho aprender sobre amor y amar. Que realmente nos hemos llegado a creer que “si nos gusta, hay que caerle” que “sólo hay un tiempo específico para encontrar el amor y que a algunos nos está dejando el tren” y entonces lo que viene primero nos salva de tal desgracia. La verdad es que muchos confundimos el amor y sexo y tenemos la tarea de distinguirlos si realmente queremos encontrar el amor. La verdad es que se nos entró la idea de que el amor solo dura mientras se recibe amor.

La verdad es que yo vengo de una familia donde mis papás tuvieron una primera familia. La verdad es que mis hermanos casados están ahora divorciados. La verdad es que hace poco tuve una conversación con un mujer muy cristiana y me contó que realmente pensaba que su esposo era un buen cristiano y que ahora ha sufrido muchas infidelidades. La verdad es que he visto a muchas parejas jóvenes teniendo graves problemas en su relación. La verdad es que yo conozco un poco de mi naturaleza y a veces me da miedo amar lo suficiente como para no necesitar ver a otra persona que a la  mujer que decidiré amar. La verdad es que anhelo que mi vida sea como la de esas parejas de ancianos que permanecieron juntos toda su vida y se encontraron el uno al otro y aunque han tenido dificultades el amor triunfó. La verdad es que realmente creo, que este es un asunto donde lo que ha nacido del corazón del Señor tiene mucha relevancia.

Estimado Dante:

Yo soy uno de esos adolescentes que le escuchaba en la radio y que además leyó todos sus libros. Yo lo admiré. Recuerdo que usted siempre mencionaba que se encontraba jóvenes en sus cruzadas muy motivados a seguir a Jesús después de sus predicas y que al tiempo regresaba y ellos seguían ahí pero ahora con el fracaso en la mirada. Creo que ahora entiendo que sucedía con esos jóvenes. Usted los motivo. Como me motivo a mí. Pero uno no puede vivir siguiendo una zanahoria toda su vida. ¿Comprende? ¿Cuánto tiempo más va a seguir poniendo zanahorias a los conejos?  ¿Me explico? ¿Cuándo va a pasar de motivador a teólogo?  ¿Cuándo va a  enseñar realmente a caminar a sus seguidores de manera independiente en la vida cristiana? ¿Se ha dado cuenta de cuantos seguidores tiene usted? ¿Cuántos de ellos son seguidores de Jesús, realmente? ¿Se ha dado cuenta de todos los recursos con los que cuenta para hacer investigaciones de campo sobre los problemas que afectan a la sociedad y a los jóvenes? ¿Cuándo va a sacar un post en su perfil de Facebook donde  profundice realmente sobre un tema y no solamente motive?

Con todo respeto, un estudiante hermano en Cristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s