En perspectiva, de los tiempos y de mí (primera parte)

Aquella banca del bosque

Parece como si el tiempo me tomó por sorpresa. Como si hubiera saltado para encontrarme en este momento…

Talvez fue un letargo inconsciente de mi, del entorno, de los tiempos…
Puede ser que sea cuestión de memoria y no de conciencia… Talvez olvido los tiempos, aunque hay que considerar las dos cosas, eso de olvidar la conciencia de haber estado ahí… Talvez únicamente el recuerdo no puede guardar todas esas cosas, como una fotografía no puede captarlo todo.

Entonces me encuentro sorprendido en este momento. Como encontrarme adelantado… Pero adelantado en mi tiempo, no en el de todos, que es distinto. En el tiempo de todos siempre me he sentido atrasado. Al parecer mi tiempo va lento, y ahí, voy diciéndole adiós al reloj, soy veloz, tengo la sensación de estar pasando sobre el tiempo… pero en el tiempo de todos, el reloj pasa sobre mi, y ni siquiera vi cuando pasaron muchas cosas, ya ni pude decirle adiós al niño, al adolescente… a las temporadas, los momentos intermedios…

Y ahora me encuentro consiente de mi, de una forma en que hace poco no percibí.
Me miro y sonriendo me detengo un momento a observar… Como que ahora los tiempos coinciden, el mío y el de todos, ahora van al mismo ritmo los relojes, los calendarios… pero da la impresión de estar adelantado en mi mente, creo que el tiempo de todos sólo pasó afuera, y adentro, en mi, mantuvo su ritmo lento.

Mi cuerpo fue la máquina esa que traspasa los tiempos y me trajo hasta aquí. Un tímido adolescente que pasó mucho tiempo suspendido en una clase de artes industriales donde el profe enseñó sobre perspectiva, el punto de fuga, la vista de pájaro y esas cosas. Y cuando salió, practicó mirarse en perspectiva, desde la vista de pájaro, y se miraba sentado en el bus, mirando por la ventana. Hasta que aprendió a mirarse así sucesivamente, en diferentes espacios, deteniendo el tiempo cada vez, porque desde ahí se miran muchas cosas que motivan y otras tantas que avergüenzan.

Ante todo, veo  esto ahora y me sorprende. No de mi. Sino por su gracia increíble, inconfundible porque a través de los tiempos y a través de la vida misma, siempre siempre estuvo ahí…

-Esta es la vida- pienso ahora, como si tuviera conciencia de todo. -Y estoy aquí- mirándome en perspectiva, junto al camino. En este punto puedo dirigirme, puedo seguir a donde quiera, y las posibilidades son vastas… enormes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s