Sí, me dijo

Sí -me dijo- confirmando un temor escondido.

Aunque no recuerdo una palabra, tampoco una señal.

Ahora pienso que fue una mirada. Y todas esas cosas que habían pasado…. Y se fue…

Yo tampoco dije nada, temiendo no poder decirlo. ¿Como saber si era un “hasta pronto” o un “adiós”? ¿Cómo saberlo? si el silencio me permitía interpretarlo a mi manera, y yo quería un “hasta pronto”. Yo escuchaba un hasta pronto en el silencio, porque así quería. Porque así buscaba, porque así anhelaba muy profundamente. Pero ahora que el tiempo pasa, puede verse como todo, siempre fue un adiós.

Si, me dijo confirmándose como ilusión, mientras la veía difuminándose frente a mis ojos, desapareciendo en una realidad que me costaba comprender, aceptar.

Si, me dijo, y no era que iba a regresar, convertida en realidad. Si, me dijo, quedándose en muchos recuerdos, estampada en un momento, yéndose lejos, muy lejos, al lugar aquel, al que van las ilusiones que nunca podrían ser… No, no es el olvido. Es un lugar sagrado en lo recóndito del alma, donde reposan tranquilas todas esas cosas importantes, esos capítulos que quedaron solo para nosotros… alguna vez tuvimos la esperanza de que se hicieran realidad, pero por su esencia no podían….

Y quedan ahí, y se guardan porque cuando salen a la vista, si llegaran a salir, nuevamente despiertan ese nuestro anhelo, de querer profundamente, su llamado a la existencia.

Si, me dijo, cuando yo quería, intensamente, escuchar un no, seguro, real, audible, confiado y sin dejar de ser temeroso… Un “no” que significara quedarse para hacerse realidad, aunque inseguro, pero queriendo, decidiendo estar incluso en medio de la incertidumbre.

Un “no me voy” que no fuera abandonar el camino propio. Uno que fuera el curso natural de su camino. Un “no me voy” escrito así, sin pensarlo, sin decirlo… un “no me voy” decidido, sin embargo, no por el destino, sino por voluntad, con todas las posiblidades de ir donde quisiera. Un “no me voy” solo por querer quedarse. Un querer quedarse profundo, honesto, íntegro, con todos los riesgos, desafíos, privilegios. Un “no me voy” consiente, apasionado, intenso, muy pensado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s