“No entres a esta ciudad…”

Doña Fidelina no está,
en esa esquina donde el sol
siempre la encuentra,
y la deja vendiendo.

Me pregunto
si todo el que pasa o quien compra,
la ha visto cansada,
cuando cruza las manos
cierra los ojos
y duerme cabeceando
en las pausas,
de su venta ambulante.

Doña Fidelina tiene una hija…
apenas tres años de inocencia,
la he visto jugando al escondite
entre un basurero de concreto.
Es que ahí puede esconder su sonrisa curiosa,
su rostro manchado,
y toda la pobreza
que desconoce que tiene
en la ternura de su rostro,
y asomarlo juguetona
a la vista de todo el que pasa.

Y cuando Azucena duerme tendida
en el mismo suelo que es el paso de todos.
¿Alguien se pregunta si esto es normal?
¿Por qué una mujer con su hija vende en la calle?
¿Por qué una niña juega en un basurero?
¿Por qué doña Fidelina cierra los ojos cansada?
¿Dónde está ahora?
¿Qué ha pasado con ella estas cuatro semanas?

Doña Fidelina estaba embarazada,
la última vez que la vi
su vientre había crecido
lo suficiente para suponer
que es la razón de su ausencia.

Azucena miraba todos los días
a los sancarlistas pasar.
¿Pueden los sancarlistas mirarla también?
Doña Fidelina se pasaba todo el día en la esquina.
¿Alguien sabe que no está?

“No entres a esta ciudad del Espíritu
sin bien probado amor a la verdad
y a la libertad”(1)
Sigue diciendo una voz
en la misma calle donde a veces
juega y descansa Azucena,
donde entrecierra los ojos doña Fidelina,
cansada…

Y yo me pregunto
¿Qué vamos a hacer estudiantes?
¿Es todo esto normal?
Como doña Fidelina hay muchas mujeres igual
Y como Azucena también.

Tal vez,
sino cambian las cosas
cuando vuelva Fidelina
¿Traerá en sus brazos un niño, una niña?
¿En un futuro habrán dos niños jugando
en un basurero de concreto?

Azucena regresará un día,
y encontrará el mismo espacio
para hacer su venta en la esquina.

Azucena miraba todos los días
a los sancarlistas pasar.
¿Pueden los sancarlistas mirarla también?
Doña Fidelina se pasaba todo el día en la esquina.
¿Alguien sabe que no está?

 

 

1.- Fragmento de “UNIVERSITARIO”, en la entrada de la USAC. Dr. Carlos Martínez Durán. Rector de la USAC (1945-1950 y 1958-1962)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s